¿QUÉ ES EL DÉFICIT DE ATENCIÓN?

Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad.

Este Trastorno siempre ha existido bajo diferentes denominaciones, y se presenta, según últimos datos, en casi el 15% de la población infanto-juvenil. Existe consenso, en que “el TDAH es una condición o patrón de comportamiento inadaptado, de base neurobiológica, iniciado generalmente en la infancia, cuyos síntomas básicos son de carácter cognitivo-conductual: Falta de atención, Hiperactividad, Impulsividad. Todo ello se refleja en problemas de aprendizaje, que a la vez reporta problemas de lectura, problemas de concentración, problemas de escritura, malas calificaciones, actitud de que no quiere ir al colegio, no quiere estudiar o estudia pero no aprueba.

Enseguida se reseñan algunas de las principales características del Déficit de atención, de la hiperactividad y de la impulsividad. Tales características pueden encontrarse total o parcialmente , así como también unas más acentuadas que otras. Es muy importante anotar que estas características no se trata de una lista de chequeo que sirva para descartar o afirmar la existencia del déficit de atención, por parte de los padres, maestros o familiares del menor. Por el contrario, sólo se indican a manera de ilustración, donde el advertir la presencia de algunas de dichas manifestaciones, sí hace recomendable que al menor se le practique la evaluación neuropsicolígica infantil por parte de la Neuropsicóloga Infantil. Sólo esa evaluación profesional especializada permitirá descartar o determinar la existencia del déficit, su tipo y las formas combinadas en que suele presentarse.

Se calcula que la mitad de los niños con TDAH tiene además otro trastorno del comportamiento, Trastorno Negativista Desafiante o Trastorno Disocial, lo que empeora el pronóstico y aumenta la complejidad de las medidas terapeúticas y educativas (Mardomingo, 1994).

De hecho una misma manifestación en el comportamiento o condición del menor, puede obedecer a diferentes causas, y esa claridad sólo puede obtenerse mediante un adecuado procedimiento de evaluación neuropsicológica infantil, efectuado con todo el tiempo que se requiera para ello, sin ejercer presiones de tiempo en la aplicación de las pruebas pues, si se apresura o se coloca un tiempo apremiante o inflexible para la aplicación de  la prueba, los resultados podrán ser erráticos y así el plan de corrección que se establezca con base en un diagnóstico no confiable podrán ser muy poco efectivos o útiles.

De igual manera, lo más conveniente y óptimo es que quien que realice la evaluación neuropsicológica, sea quien diseñe el plan de corrección y también quien lo aplique directamente, con lo cual los resultados se facilitarán en su tiempo de duración y efectividad en corrección de los problemas identificados. Hechas esas importantes anotaciones, ahora sí, se relacionan las características.

Características: 

  • Déficit De Atención. Caracterizado por:
    • Dificultades para mantener la atención en tareas.
    • Dificultad para centrarse en una sola tarea de trabajo o estudio.
    • No prestan atención suficiente a los detalles, incurriendo en errores en las tareas o trabajo.
    • No siguen instrucciones y no finalizan las tareas o encargos.
    • Parecen no escuchar.
    • Dificultades para organizar, planificar, completar y/o ejecutar las tareas.
    • Suelen evitar las tareas que implican un esfuerzo mental sostenido.
    • Se distraen fácilmente por estímulos irrelevantes.
    • A menudo, pierden objetos necesarios para las tareas.
    • Sí pueden poseer atención automática en actividades de su interés.
  • Hiperactividad. Caracterizado por:
    • A menudo, abandonan su asiento.
    • Mueven constantemente manos y pies.
    • Corren o saltan en situaciones inapropiadas.
    • Presentan dificultades para dedicarse tranquilamente a las diferentes actividades.
    • Hablan en exceso.
    • Siempre en movimiento, actúan “como impulsados por un motor”.
    • A modo de aclaración, la hiperactividad se reconoce cuando la actividad no presenta finalidad alguna.
  • Impulsividad. Caracterizado por:
    • Responden de forma precipitada antes de que las preguntas se hayan formulado completamente.
    • Dificultades para guardar turno.
    • Interrumpen a otros.

Atención del Déficit.

Para la atención de éste déficit de atención, la neuropsicóloga infantil Martha Liliana Bahamón Montoya, ha diseñado el PROGRAMA NEUROPSICOLÓGICO INFANTIL COMPRENDER, el cual inicia con la evaluación neuropsicológica infantil, cuyo resultado constituye el diagnóstico inicial a partir del cual, la misma neuropsicóloga, diseña y aplica directamente un plan de corrección. Ese plan correctivo, de ninguna manera es un modelo general, sino que muy por el contrario, es un plan individualizado y exclusivo para cada menor evaluado, así que su contenido y alcances se determina de acuerdo a los hallazgos del diagnóstico, ajustado siempre a sus  particularidades, a la manera como se presenta cada patología y desde luego, atendiendo todos los aspectos de los ambientes escolares y familiares del menor.

Ese  plan de corrección integra muy diversos recursos científicos y estrategias, donde además se conjuga con actividades de estimulación acuática en la piscina dentro de la sede de COMPRENDER, lo que fortalece la adherencia al proceso correctivo, así como también se facilita, acelera y afianza los resultados terapéuticos que se buscan con la intervención.

De igual modo, como parte del plan de corrección, el PROGRAMA NEUROPSICOLÓGICO  INFANTIL COMPRENDER incluye un segmento de ENTRENAMIENTO PARA PADRES Y MADRES, en donde cada plan de Entrenamiento, es diseñado en forma tan exclusiva como lo es cada familia, con una metodología que se convierte en una gratificante experiencia, altamente motivadora, participativa, dinámica y audiovisual, en la que los temas son desarrollados de forma ágil y práctica, con videos y juegos de roles, que mejoran tanto las relaciones de pareja, como sus habilidades como padres y madres.

Se hace énfasis en que ese ENTRENAMIENTO PARA PADRES, es un concepto mucho mejor, por ende más útil y efectivo que las comúnmente conocidas escuelas de padres y madres. Las escuelas tienen un enfoque abstracto y genérico, mientras que el entrenamiento, impartido por la Neuropsicóloga Infantil Martha Liliana Bahamón, está enfocado específicamente en cada menor y su propia familia, atendiendo sus particularidades, pues así como cada menor es un ser diferente y único, cada familia también lo es.

Leave a Reply