¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS DE APRENDIZAJE EN NIÑOS MÁS COMUNES?

Los problemas de aprendizaje y los problemas de conducta son comunes en niños y adolescentes, pero deben atenderse con prontitud. El transitar de la infancia a la adolescencia, definitivamente no es fácil, pues son muchas las exigencias en cuanto a logros y muy numerosas las situaciones nuevas a las que debe adaptarse el niño y el adolescente. El desarrollo psicológico de un niño supone atender a su crecimiento físico, psicomotor e intelectual, aparejado a un desarrollo cognitivo, socio afectivo, de la personalidad, social y de normas, así como de valores, todo ello igualmente importante. En todo ese proceso de desarrollo es común que se presenten, muy asociados, tanto problemas de aprendizaje en niños y adolescentes como problemas de conducta o comportamiento.  

Efectivamente, el desarrollo de la personalidad y de las emociones, desde los primeros años de vida, está íntimamente relacionado con los procesos educativos y de socialización dentro de la familia, así que, en el seno de ésta última, es donde se construye una personalidad sana, con la mayor o menor autoestima, y se logra la regulación adecuada de las emociones.

Los problemas de conducta requieren un abordaje psicológico, y los problemas de aprendizaje demandan un manejo por medio de la Neuropsicología infantil. Por eso resulta fundamental la previa realización de la evaluación neuropsicológica infantil, la cual permite un diagnóstico inicial, a partir del cual se debe diseñar, para cada niño o adolescente en particular, su individual plan de manejo y  corrección tanto psicológico como neuropsicológico

Teniendo en cuenta lo anterior, y con base en nuestro conocimiento de la psicología evolutiva y de la formación de la personalidad infantil, la psicóloga Clínica, Especialista en Neuropsicología Infantil, de la Pontificia Universidad Javeriana, Martha Liliana Bahamón Montoya, también diseña, en forma complementaria, aunque no menos  importante,  un programa de entrenamiento psicoeducativo para padres, que se ofrece como una estrategia que, al tiempo que les ilustra sobre el proceso de desarrollo del niño, les capacita y dota de herramientas para afrontar adecuadamente esos procesos, previniendo o resolviendo las dificultades que tienen lugar en estas etapas.  

Son muy conocidas las llamadas escuelas de padres y madres, no obstante, el entrenamiento para padres y madres que particularmente diseña la neuropsicologa infantil, Dra. Martha Liliana Bahamón, supera ampliamente los enfoques abstractos, conjuntos o generales de dichas escuelas, para en lugar de ello, estructurar un programa que entrena a los padres y madres centrado en la singulares condiciones de su hijo en particular, de los propios padres, así como de su específico entorno familiar y escolar.

Es crucial comprender por qué nuestros hijos en concreto, –no de unos niños parecidos o en su mismo rango de edad, sino los propios-, actúan de una determinada manera, saber solucionar sus pequeños conflictos cotidianos, o entre otras cosas, establecer las estrategias que a los niños les permita hacer frente a sus emociones y controlarlas, son los objetivos  al aplicar un estilo educativo que ayude al desarrollo psicológico del niño y del adolescente, con lo cual se procura de la mejor manera, la resolución de sus problemas de aprendizaje y los problemas de conducta o comportamiento.

Ciertamente, el desarrollo normal y el patológico de un niño, están con frecuencia, tan unidos, que puede ser difícil diferenciarlos, así que la familia, usualmente es la primera en detectar cuando problemas, sobrepasan los límites de los que asumen como normal, aunque en ocasiones es en la escuela donde se detectan otros problemas como el denominado Trastorno por Déficit Atención con Hiperactividad.

Algunas de las manifestaciones más frecuentes de problemas de comportamiento o conducta, están asociadas a problemas de aprendizaje en niños y adolescentes,. Es así que familiares y docentes pueden notar situaciones como falta de interés para estudiar, baja autoestima, pelas en el colegio con los profesores o los compañeros, malas calificaciones, problemas de lectura, problemas de escritura, problemas de atención o concentración, problemas de memoria, el niño estudia pero no aprende, saca malas calificaciones o no aprueba algunas o varias materias escolares, muestra un temperamento irritable, no hace las tareas, no le gusta seguir o atender instrucciones, o presenta actitudes desafiantes con los profesores, compañeros o sus padres.

Se estima que un 22% de la población infantil y adolescente, presentan trastornos conductuales, emocionales, y del desarrollo, dentro de las cuales no se están incluyendo perturbaciones menores que no llegan a ser siquiera diagnosticadas por tratarse de problemas menores.

Lo cierto es que todos los niños con estos problemas de aprendizaje o con problemas de conducta, pueden ser ayudados por sus padres; buscando la ayuda profesional desde la psicología y la Neuropsicología infantil.

Leave a Reply