¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA ESTIMULACIÓN ACUÁTICA EN NIÑOS

La estimulación acuática, efectivamente  es altamente beneficiosa. Fuera de los falsos mitos respecto a que la natación para bebés genera niños más inteligentes, o que los bebés saben nadar porque estaban en el líquido amniótico, la llamada Estimulación Acuática,  además de que es una actividad muy enriquecedora, constituye una técnica de rehabilitación y estimulación en la que se emplean, como medio de tratamiento, espacios acuáticos, fundamentalmente piscina, en donde se puede aplicar una serie de procedimientos, con la ventaja de poder dirigir el grupo muscular de forma más precisa y efectiva, no sólo de un niño, sino de varios simultáneamente.

Este no es un método de enseñanza de natación, pues muy diferente de ello, se trata de un programa integral que usa el medio acuático para el desarrollo integral del niño desde edades muy tempranas. El programa de estimulación acuática de COMPRENDER  ha sido diseñado directamente por la neuropsicóloga infantil Martha Liliana Bahamón Montoya, el cual siempre se ajusta y adapta a las particularidades de cada menor, además que se desarrolla en la piscina debida e impecablemente tratada dentro de la sede de COMPRENDER, donde además se vinculan a los padres, resultando una experiencia verdaderamente formidable.

Una vez superado el miedo normal a lo desconocido, el pequeño disfrutará mucho más de nuevos estímulos como la ingravidez y del contacto humano de su nuevo amigo el terapeuta, y de sus padres. Las sesiones se realizan de manera individual, o en parejas, cuando ello sea beneficioso para el paciente. El resultado es un ambiente de trabajo más dinámico, en donde los participantes se ayudan y apoyan mutuamente, creando un ambiente de sana competencia altamente estimulante, que redunda en excelentes resultados a nivel motor, cognitivo y relacional entre otros, en un menor tiempo.

En COMPRENDER la estimulación acuática se practica con niños desde los 3 meses de edad. Con esta terapia, se logra de forma lúdica y natural, que niños muy pequeños, se sientan seguros y desarrollen habilidades en el medio acuático.

Del mismo modo, después que se realiza la evaluación neuropsicológica infantil, al diseñar el plan de corrección de los problemas de aprendizaje y/o problemas de conducta,  se incluyen actividades de estimulación acuática como parte de la intervención terapéutica, lo que contribuye altamente en la obtención de los resultados esperados, además en un ambiente enormemente gratificante para el menor.

 

 

Leave a Reply