Nuestro estilo terapéutico se caracteriza por:

  • La utilización de recursos de carácter científico.
  • Un trato cercano, empático y con respuesta comprensiva y reforzante.
  • Un profundo respeto por la individualidad del paciente, sus necesidades y sus razones para actuar y pensar como lo hace.
  • Un análisis clínico funcional del problema, bajo un enfoque conductual-cognitivo.
  • La formulación de propuestas encaminadas a la resolución, en el menor tiempo posible, del problema generador de sufrimiento o dificultad.