¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA ATENCIÓN TEMPRANA?

¿Qué es la atención temprana y cuáles su beneficios? Se entiende por Atención Temprana, el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible, a las necesidades transitorias o permanentes, que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

Es una intervención que tiene como finalidad desarrollar y potenciar las funciones cerebrales; para ello, se le proporcionan al niño un conjunto de estímulos y experiencias en todas las áreas sensoriales, siguiendo el curso lógico de la maduración del sistema nervioso.

En un niño con patología confirmada, déficit, retraso o riesgo de padecerlo, la atención temprana va a tener una finalidad terapéutica, y va a estar dirigida principalmente a las áreas de desarrollo afectadas, aunque la intervención se lleva a cabo de manera global.

En COMPRENDER, el Programa Atención Temprana ofrece la oportunidad de que los niños crezcan desarrollando habilidades en las diferentes áreas, a través de Actividades Lúdico – Terapéuticas y de estimulación de acuerdo a su edad.

Ofrecemos a los niños y niñas con diversas necesidades, actividades positivas, placenteras, estimulantes y terapéuticas para mejorar su desarrollo a nivel motor, cognitivo, social, escolar y comunicativo, además de su autoestima y la sensación de logro.

Objetivos De La Atención Temprana:

Numerosos estudios han puesto de manifiesto, que nunca el cuerpo humano cambiará tan rápido y aprenderá tanto como durante los tres primeros años. Esto es debido a la enorme plasticidad que el cerebro presenta en este período de vida, y que será sumamente importante para un futuro desarrollo normal del niño. Por lo tanto, una intervención temprana en niños con dificultades, puede cambiar muy positivamente el pronóstico a largo plazo. Es decir, prevenir para asegurar un mejor futuro.

Los principales objetivos de la Atención Temprana, donde el niño es el sujeto activo de la intervención, corresponden a:

  1. Que los niños que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgo de padecerlos, reciban, siguiendo un modelo que considere los aspectos bio-psico-sociales, todo aquello que desde la vertiente preventiva y asistencial, pueda potenciar su capacidad de desarrollo y de bienestar, posibilitando de la forma más completa, su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.
  2. Reducir los efectos de una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño.
  3. Optimizar, en la medida de lo posible, el curso del desarrollo del niño.
  4. Introducir los mecanismos necesarios de compensación, de eliminación de barreras y adaptación a necesidades específicas.
  5. Evitar o reducir la aparición de efectos o déficit secundarios o asociados, producidos por un trastorno o situación de alto riesgo.
  6. Atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno en el que vive el niño.

Modelo De Intervención En Atención Temprana

Todas las acciones e intervenciones que se llevan a cabo en atención temprana, deben considerar no sólo al niño, sino también a la familia y su entorno, como por ejemplo cuando los niños están en Centros Educativos, o con personas, distintas de los padres, que estén a su cargo.

El modelo de atención temprana estructurado en Comprender, a cargo de la psicóloga, especialista en neuropsicología infantil, involucra la familia como eje principal de cada programa de atención, diseñado a partir del diagnóstico general inicial, y ajustándose a las necesidades concretas del menor, donde se utilizan diversas formas para estimular el desarrollo o para atenuar las alteraciones en el mismo. En ese esquema, al cual se le hace un constante seguimiento, puede llegar a ser recomendable, especialmente durante el primer año de vida del niño, una ambientación en su domicilio, que le permita desarrollar adecuadamente sus necesidades de desarrollo. En otros casos, también puede ser recomendable, constatar que en los centros educativos donde concurra el menor, éste disponga de lo conveniente para normalizar sus relaciones sociales con la comunidad a la que pertenecen. Todo eso como complemento de la atención brindada en la sede de COMPRENDER.

Es claro que una intervención adecuada y oportuna de atención temprana, podrá ser la diferencia para prevenir, reducir los riesgos o incluso evitar que el menor presente o desarrolle problemas de aprendizaje, los que además, suelen desencadenar en problemas de comportamiento del menor, los cuales se constituyen en los motivos de consulta clínica más frecuentes cuando el menor enfrenta su proceso escolar y de involucramiento en ambientes familiares y sociales.

Leave a Reply